terça-feira, 29 de maio de 2007

Ninguém é inocente

La indiferencia generalizada o el acostumbramiento a las inquidades de este pobre mundo,nos toca a todos los pueblos y a todas las razas.No hay quien se salve."¡Al fin,ninguno es inocente!"(Juan Gelmann).Y así se han sucedido holocaustos en el largo camino de la temporalidad histórica.De tanto en tanto, alguien alza la voz.De tanto en tanto...Pero las iniquidades continúan.
Todo esto viene por lo sucedido en Brasil en la inauguración de la V Conferencia Episcopal,hace unos días.Viene por las atrocidades dichas por Benedicto XVI,en pleno corazón de América del Sur. Benedicto dijo que la evangelización de América del Sur no había sido la imposición de una cultura extraña y, asevera,con tono de ángel de la guarda que "los pueblos indígenas habían dado la bienvenida a la llegada de los sacerdotes europeos en el momento de la conquista porque estaban esperando en silencio a la cristiandad que deseaban".Y le sale al cruce Hugo Chávez con un alarido feroz-¿Cómo?! -¿Qué dice?! "Entraron a sangre,plomo y fuego.Aún están caliente los huesos de los mártires indígenas de estas tierras. Con Colón no vino Cristo,vino el Anticristo".Sí,Hugo
Chávez,populista,enemigo de imperialismo, del capitalismo, con métodos equivocados o no,que se ha equivocado ayer en cerrar el canal opositor,pero él se atreve a alzar la voz. "Desdígase"-le dice al Pontífice.
!¿Cómo puede ignorar-no lo ignora,lo sabe muy bien-Benedicto XVI, que ante cada entrada militar, los capitanes de conquista,leían a los indios,ante escribano público un extenso requerimiento donde se lo exhortaba a convertirse a la Santa Fe Católica y, si no lo hicieren,les haría la guerra,tomaría su mujer e hijos,los venderían,serían sus esclavos, tomaría sus bienes y "les haría todos los males y daños que pudiere".
¿Es ,acaso, esto no imponer? ¿es esta la religión que esperaban los indígenas? ¿es esta el amor que decían traer con la cruz?Los conquistadores ,no sabian interpretar el amor de la Cruz.
Cristóbal Colón dirigió en persona la campaña militar contra los indios dominicanos,con oficiales y perros,y fueron diezmados,vendidos a Sevilla como esclavos. Francisco Pizarro hizo pagar a a Atahualpa un rescate,antes de estrangularlo, de una habitación llena de oro y dos llenas de plata.
A plomo,espada,perros,avanzaban los conquistadores y decían evangelizar."Los indios de América sumaban setenta millones cuando llegaron los blancos,150 años después,quedaban tres millones y medio"(Darcy Ribeiro).
Ignora ésto el jefe de la Iglesia católica,Benedicto? O es que él,seguramente, pertenece al concepto que de América tenían los hombres como Voltaire que hablaba de una América habitada" por hombres perezosos y estúpidos." Bacon Montesquieu,Hume,Bodin se negaron a reconocer a "los hombres degradados" del Nuevo Mundo ,mientras que Hegel habló de la impotencia física y espiritual de América.Sin duda alguna debemos sumar a esta lista al Papa alemán.
Ignoraban?.No, no querían ni quieren ver la admirable civilización inca y maya en arquitectura,astronomía,matemática sus mediciones del tiempo y el valor de la cifra cero antes de cualquier pueblo de la historia.Civilización que el conquistador destruyó.
No sabe Benedicto que aún sangra América por sus hijos masacrados,explotados, avasallados,robados,descuartizados a quienes se les imponía , so pena de crueles castigos, una religión desconocida en un idioma que no sabían pronunciar.No vislumbra, porque no quiere,que aquí hubo un holocausto mayor en número que el hecho por los nazis. Estos, por el odio y aquellos, por la ambición desmedida.
Marita faini Adonnino-Argentina

2 comentários:

Helder de Sousa disse...

Gracias, Marita, por esta lección de história. Cada uno mira el pasado con ojos de conveniencia personal y política.

favila disse...

Marita: Muy valiente tu escrito. Y muy actual. Es hora ya de que la inteligencia denuncie sin miedos la mentira de quiénes siguen pensando que los habitantes de Latinoamerica son tontos y han olvidado lo qué ha significado la presencia de los conquistadores en aquellas tierras. Robo y muerte, saqueos a rajatabla, imposición de una cultura extraña en tierras que ya tenían la suya y, por cierto, muy adelantada. Y, entre otras muchas tropelías, la extinción de millones de seres humanos a los que trataron como animales, ellos que hablaban del amor...
El Papa debería callar cuando visita Latinoamérica.
Escritores como Usted prestigian el glog. Rubén Avila

Counter II

Counter